Fragancias tan sugerentes como siesta bajo la higuera y atardecer bajo los tilos, evocan a tardes de verano en el campo.